martes, 20 de noviembre de 2007

No quería una zorra

Un hombre indio se casó con una perra (del verbo guau guau) con la esperanza de parar lo que él cree que es una maldición que tiene desde hace 15 años cuando mató a dos perros en su arrozal y colgó sus cadáveres de un árbol.

Unos días después de lapidar a los animales, tenía dificultades para hablar, sordera y era incapaz de andar.

Los médicos no encuentran ninguna explicación científica, pero un astrólogo le dijo al hombre que los espíritus de los perros difuntos habían vuelto para aparecérsele y lanzarle un maleficio. (ah pues eso si es muy claro)

La maldición no terminaría hasta que el hombre se casara con una perra, dijo el astrólogo.

Después de haber buscado durante mucho tiempo "la esposa ideal", Selvakumar terminó por inclinarse por una perra de cuatro años, Selvi, que le presentó un amigo.


Las mujeres del pueblo del distrito de Sivagangawas llevaron a la perra al templo, dónde un sacerdote hindú pronunció el matrimonio religioso.

Selvi intentó escaparse antes de ser llevada a los brazos de su "marido".

"La perra sirve solamente para alejar la maldición. Después de eso, Selvakumar prevé encontrar una verdadera esposa", prometió uno de sus amigos. ( y todos nos pusimos más tranquilos)


Besos gruñones

Poesia.

1 comentario:

CresceNet dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ironía, sarcasmo, humor negro, sexo, amor y desamor, cine, libros, música, mujeres, locura, amargura y cosas peores