domingo, 4 de enero de 2009

omnisciencia



Su cuerpo de espaldas, mostraba las laceraciones que había sufrido las casi cuatro horas previas, a lo que ya presentía, sería su final.

El hombre de pie conservaba en la mano izquierda -puesto que no solo de alma era siniestro- el largo alambre forrado de lazos y espinas; sudaba ya, pero la adrenalina que corría por su cuerpo impedía que sus brazos sintieran cansancio por el excesivo trabajo que había llevado acabo.

¿Confías en
el sacrificado? – y reía-

Su familia había dejado de llorar desde el día anterior, con los corazones tan curtidos por el acoso, como las manos y los pies por el trabajo, se resignaban a mantener la mirada baja y pensar las cosas que harían si el juego de poder los hubiera favorecido a ellos.

¿Confías en
el sacrificado? –insistió-

Los hombros de donde colgaba la cabeza inerme hicieron un esfuerzo por levantarla unos pocos grados para hablar, pero no fue posible. El hombre de pie se puso en cuclillas para alinear su cara con la del infeliz, que murmuraba.

Patro nia, kiu estas en la ĉielo,
sanktigata estu Via nomo.
Venu Via regno.
Fariĝu Via volo,
kiel en la ĉielo, tiel ankaŭ sur la tero.
Nian panon ĉiutagan donu al ni hodiaŭ.
Kaj pardonu al ni niajn ŝuldojn,
kiel ankaŭ ni pardonas al niaj ŝuldantoj.
Kaj ne konduku nin en tenton,
sed liberigu nin de la malbono.
Ĉar Via estas la regno
kaj la potenco
kaj la gloro eterne.
Amen.

-¿qué ha dicho?

El silencio de los presentes alteró su ya excitado ánimo al grado de hacerle terminar la tortura en manera definitiva de un último golpe.

Satripozi samkiel ni –dijo torpe y quedamente su mujer-

Nadie en el cuarto oyó lo que ella dijo, pero su Dios, al que ellos hablaban, parecía haberlo escuchado y entendido todo, por que sus vidas siguieron desde entonces, si no felices, al menos en relativa paz.

5 comentarios:

jota pe dijo...

-- cada quien debe cargar con su propia muerte, aunque a todos aparentemente les importe. Me gusto el texto

marichuy dijo...

Querida A

Ahora si que "la procesión se lleva por dentro", a cada quien le toca cargar su propia cruz y solo el que la carga, sabe cuánto pesa.

Algo estremecedor me resultó este texto.

Te dejo un beso sin laceraciones

Dolores Garibay dijo...

¿Y si ejerzo presión psicológica a tus lecturas pendientes y te presto por una semana el de "Psiquiatras, psicólogos y otros enfermos"? jajaja

Que tengas un buen inicio de año y mis mejores deseos para el 2009 son... que la puta crisis no nos afecte tanto.

Besos y abrazos chilangos

A dijo...

Jota, cada quien la lleva, y a veces, solo a veces al que la lleva le importa que a quien le importa, le importe.
besos revoltosos

Querida marichuy, ¿nadie paga en espalda ajena?, ciertamente...muchas gracias.
Besos oxigenados

Dolores, amiga, sos mala!. Si me prestaras el libro, tendría que leerlo en una semana para regresartelo, por que asi son mis manias, pero como tambien me quieres no vas a ejercer el poder de ese conocimiento en mis ya maltratados nervios.

bendiciones para ti y tu mujer.
besos cariñosos
A.

Amorexia. dijo...

Magnifico relato... recuerdo claroque o todo mundo esta loco oDios es sordo... y si no, pocas cosas le impiortan de verdad.

Saludos desde la oscuridad.

Ironía, sarcasmo, humor negro, sexo, amor y desamor, cine, libros, música, mujeres, locura, amargura y cosas peores