jueves, 8 de noviembre de 2007

Como realmente soy?



Ésta mañana platicaba con una de las personas que mejor me conoce sobre las heridas que nos quedan marcadas y que no podemos superar.

Yo confesé que me dolía aún aquella trastada que me hizo cierta chica, quien hoy por hoy es mi amiga y le tengo un cariño sincero.

Y formulé una pregunta tonta: ¿por que me sigue doliendo? ¿cómo hago para que ya no duela cuando ella me cuenta que ahora ya no es como era antes, que ya se porta bien?.

No es ningún consuelo que pasado el tiempo, ella ''se de cuenta'' ...Yo habría agradecido que se portara bien en aquel entonces...¿de que me sirve ahora?

Y estaba en éste y otros igualmente amargosos análisis, cuando la persona a mi lado dijo:

Te duele y no lo has podido superar por que no perdonas, y por que eres mas rencorosa de lo que estas dispuesta a aceptar.

Esa frase ha sonado en mi mente todo el día, primero, recapitule mi argumento sobre el perdón y el odio en mi vida.

-He odiado a dos personas en mi vida, a los 15 y a los 18 años, en ambos casos marcaron mi vida, y me atrevo a agregar que para mal. Ambas personas supieron lo que me hicieron, y nunca me pidieron perdón, al paso del tiempo les perdone (sin que lo supieran), por que creí y sentí que si Dios me ha perdonado tanto a mi, ¿quien soy yo para no perdonar a los demás?


....PERO,
hoy veo una nueva cara del perdón y del rencor.

Aunque aquella chica de quien hablaba inicialmente, me agradece que le perdone y que hoy sea su amiga, y aunque ella crea y sienta que no soy rencorosa, resulta que eso es justamente lo que soy.

Cuando me duele el pecho después de hablar con ella, cuando recuerdo las esperanzas muertas y esto me hace llorar, cuando siento algo parecido a los celos por las personas que están conociendo un lado bueno de ella, que yo no pude disfrutar...entonces estoy siendo lo que jamás creí que era, no, no soy sensible, no, no soy melancólica, soy rencorosa y demasiado orgullosa para aceptar que no he sido lo suficientemente valiosa para las personas que he amado.

Finalmente, todo se remite al orgullo, a esa soberbia que es mi pecado recurrente.

No soy la persona que veo cuando miro al espejo, y uno de los valores que creía tener, es solo el maquillaje de un vicio mas, en ésta -cada día- peor persona.









2 comentarios:

Veronica dijo...

A

Pienso que lo que escribes no es más que un reflejo de lo que somos todos los seres humanos sin escepción, aunque lo neguemos todos tenemos una concepción propia que dista mucho de nuestra realidad y es que es imposible ser realista e imparcial con uno mismo, hay los que se sobre valoran, los que se devaluan los que presumen ciertas cualidades que no son precisamente ciertas y los que se quejan de defectos que en general no son tan reales. Es naturaleza humana supongo yo.

Por otro lado creo que el rencor es algo también muy humano y que no podemos ni debemos (al menos eso creo yo) negar. Es como no amar, no odiar, no desear, no sentir... sin eso no seriamos humanos seríamos algo más y por "buenos" o "malos" que se suponga que son esos sentimientos son los que nos definen y los que hacen que nuestro paso por la vida no sea tan superfluo.

Bueno es todo, saludos y un beso.

Abril dijo...

Creo que en su momento no fue a tu ego..ni orgullo al qué le dolió.
Eso es una certeza.
Siento también qué andan unos intereses de ese dolor dando vueltas..y ya sabes..a veces se paga mas de intereses que de deuda.
Cuando nos pasan estas cosas no hay explicaciones para nuestros por qué..por que no habrá una que pueda desporquersarlos.Tambien lo sabes.
Y pasamos al ámbito de la justicia.Tampoco sentimos justo qué los demás no actuen como deseamos qué lo hagan.Y los demas..como nosotros, hay veces, que hacen lo que pueden.
Y luego queda el orgullo..¿herido?.Se puede perdonar que intenten vivir y ademas felices sin nosotras?.Ese falso orgullo..de no admitir tamaño desprecio, no es más que parte de los efectos secundarios de mal amar.
Si en definitiva deberiamos ser combustible del mejor para las personas que amamos.Qué vengan, se recargen, acentuen..y sean mas ellos después de nosotros.
Eso es el ideal..por ahora debemos guiñarnos con canciones , qué nos hablan de fragibilidades y antiheroes que esperan no les arrebaten lo proyectado de lo vivido.
Un beso en un abrazo Amielita..por que fuiste vos la que escribió este post.

Ironía, sarcasmo, humor negro, sexo, amor y desamor, cine, libros, música, mujeres, locura, amargura y cosas peores