sábado, 25 de octubre de 2008

El nombre de la rosa


Umberto Eco advierte a los lectores que se verán desilusionados con ‘el nombre de la rosa’ si esperan leer una novela policíaca, por que no sólo es eso. Muy cierto, aunque los hechos que tomaron del libro para hacer la película, son parte de la historia, yo veo la línea de sucesos más como un excelente pretexto de Eco para compartirnos de esas ideas sin escribir montones de ensayos. Por que algo me queda claro, ‘el nombre de la rosa’ tiene tanto contenido, de tantos temas, que de él habría material para sin fin de textos variados.

Su personaje principal, Guillermo, (oh si!) un ex inquisidor, es un hombre que equilibra perfectamente la importancia de la mente y el conocimiento, con el espíritu y la fe. Y que demuestra que principios tan elementales como la separación del poder del estado y la iglesia, el valor de la voz de los débiles, el mal intrínseco a la ortodoxia están de hecho ya planteados desde la Biblia, que las religiones y sus lideres han sido los peores publicistas de Dios, saliéndose totalmente del contexto y el propósito para el que se supone existen.

El nombre de la rosa no se olvida de nosotros, los románticos, y nos da enfoques poco socorridos del amor, el amor como transporte del bien, el amor como algo que mas que sentirse, hay que vivirse.

El nombre de la rosa no se olvida de nosotros, los curiosos, y repite lo que ya sabemos por experiencia, que el conocimiento puede a veces venir acompañado de pesar, y siempre acompañado de placer. Y entonces recuerdo que Eco/Guillermo (que quizá son mas parecidos de lo que se supone) ofrece una disertación (a pausas) sobre la lujuria, y los diferentes tipos que el hombre padece, nos tienta con el poder, la sabiduría, el misticismo, las piedras preciosas y todo ello puede llevarnos al mismo punto que la carne.

Mi única queja con respeto al libro, es que no lo había leído antes, que nadie me advirtió que no era lo que ignorantemente pensaba, que me perdí por tantos años de ese enorme placer, sobretodo por que ‘El nombre de la rosa’ (no me canso de escribir el titulo) tiene muchas lecturas, puedes tener lo que tú desees, desde un novelón policiaco (si eso te complace), hasta la profundidad que tu mente/corazón requiera, Umberto lo hizo en grande, listo para cualquier lector que se aventure con este libro simplemente espectacular.

…..Y yo leyendo a Doris Lessing….

Creo que JRowling, DBrown y RuySanchez quedaron marcados por Eco, bien por Ruy.

Besos intensos
A.

15 comentarios:

Vidita dijo...

ohhhhhh me inclino ante el libro sagrado :)
Uno de mis favoritos, los mapas son exquisitos una chulada pues...la "rosa" a falta de nombre y la descripcion que hace de ELLA Adso de Melck,la vuelve una diosa, la perfecciòn de Dios, su calor y su olor -------ohhhh mi Dios-------
ojalà que algùn dìa me tope con un amante que aunque nunca sepa mi nombre pueda rememorarme al final de sus días como Adso hace con su "rosa"

Mil besos A...para mì es una novela de AMOR puro.

Vidita dijo...

A, la peli tambien es muy bella
rentala, te va a gustar

Amorexia. dijo...

Magestuoso!

ERecomiendo mas el libro (como era de esperar)

Saludos a deshora.

Strika dijo...

Sin duda es un gran libro. De hecho, desde hace rato quiero releerlo y creo que lo haré en mis próximas vacaciones playeras. Si no has leído "El Péndulo de Foucault" te recomiendo que lo hagas. Es el otro gran libro del Signore Eco, y uno de mis favoritos de toda la vida. (El nombre de mi blog está tomado de ese libro).
Besos reverenciales

Enrique Morán dijo...

Hola A
Me da gusto que hayas leído El Nombre de la Rosa y más que lo hayas apreciado por su gran valor literario, histórico y hasta sociológico.
Desde que leí el libro me quedé maravillado con esta obra maestra; yo antes, en mi época de estudiante había leído a Umberto Eco (casi a fuerza) sobre todo todo lo referente a la semiótica y no me había movido el tapete.
Como bien dices, es una novela que abarca diferentes temas, como el policaco y el del amor, pero lo que más me hizo admirar a William, fue su agudeza mental, su perfecto sentido de la justicia (pese a que se opusiera a la Iglesia) sobre todo en el contexto histórico que se desarrolla.
Y bueno. la única queja que tengo del libro, es que hay muchas frases que están en latín y no fueron traducidas (al menos en la edición que yo tengo) y aunque te imaginas lo que puede decir, te quedas con la duda de la traducción exacta.
Luego de leer el libro, como que uno le da el valor real de lo que es un libro y que incluso se convierte en un instrumento de poder.
Saludos

marichuy dijo...

Querida A

"El nombre de la rosa" es uno de mis libros favoritos de toda la vida. Fue algo hipnótico pues no me podía despegar de él: lo leí en tres días. Fascinante recreación de esa época. Me acuerdo como me impactó el personaje de Jorge, el monje medio ciego; la inocencia de Adso de Melk y la sagacidad de Guillermo; pero sobre todo, esa atmósfera de misterio, la descripción del scriptorium, ese laberíntico reducto del conocimiento, prohibido y misterioso.

Hace no mucho tiempo, algún insensato se antevió a comparar "El nombre de la rosa" con "El código Da Vinci"; hazme el favor¡!

Una cosa más, a diferencia de la opinión generalizada, a mi la película me gusta mucho; me parece una adaptación decente para un libro como ese; un casting muy adecuado. Hubo quizá un par de cosas que no me gustaron: una que en el film no quemen a la chica acusada de brujería -digo, en ese tiempo no había perdón para ello-, lo cual me pareció "demasiado romántico". La otra, aunque Sean Connery actúa bien, de pronto es como muy sexi para dar vida a un monje benedictino, casi que yo esperaba que en cualquier momento dijera: "Bond, mi nombre es James Bond." Pero con todo y estos detalles -y algún otro- el film me parece correcto.

Besos benedictinos

Ps no he leído a Doris Lesing.

Karla dijo...

leí ese libro hace algunos ayeres. y es simplemente MARAVILLOSO!
me dan ganas de volver a leerlo...

muchos besos

Strika dijo...

Enrique: Tengo entendido que esas frases a las que te refieres no están en latín sino más bien en latín macarrónico que es una composición burlesca. Aunque no lo sé de ciencia cierta, puedo apostar que Eco no permitió que se tradujeran. Él siempre ha sido muy meticuloso con la traducción de todas sus obras, y me imagino que la presencia de esas frases, que no son propiamente latín, eran importantes para él.
Esta mañana acabo de terminar un libro y creo que me voy a poner enseguida a releer éste. Lo leí mucho tiempo antes de interesarme en las cuestiones relacionadas con el lenguaje y estoy segura de que su relectura será una nueva y enriquecedora experiencia.

A: Besos agradecidos. :)

Aurore Dupin dijo...

Sin duda, Eco aborda temas filosóficos, éticos -y hasta mundanos- de una forma magistral. La primera vez que leí el nombre de la Rosa fue una conmoción cerebral, ya que los efluvios hormonales de la adolescencia tenían sojuzgados a las neuronas. Releerlo fue un vino añejo por fin decantado. Qué bueno que lo hayas disfrutado.

Gevalher dijo...

¡Que bueno que por fin lo leyeras!

Por esa razón solamente Eco es mi autor favorito. Ah! y te remiendo:

El péndulo de Foucault,

Es otra lectura imperdible... Bye

iL Hell Dogma dijo...

yo igual soy un gran fan de este libro y de todo el trabajo de Umberto Eco.

lo que paso conmigo es que entre muy pronto y de lleno a las lectura de Eco que ahora ya dificilmente algun autor o libro me impresionan, si has leido a Eco no tienes porque andar buscandole por otros lados.

Lenis y Laly. dijo...

olaa x si kieres komentar en nuestro blog.
http://2futurasmamislesbianas.blogspot.com/

LA GUERA RODRIGUEZ dijo...

Querida A:

Vi esa pelicula hace muchisimo tiempo, y la verdad me impactó demasiado por su temática, ya que en ese tiempo me consideraba poseedora de mil prejuicios impuestos.
Quisiera leer el libro, pero no lo he conseguido.
Alguien pudiera prestarmelo?..prometo regresarlo sano y salvo.

Besos!!

Diana

A dijo...

DanB. comparado con Ec????? por Dios!!! se le harian las rodillas para atras!

Eco es lo maximo!

Besos seguros
A.

Prado dijo...

efectivamente, es lo máximo. hasta para hacer una tesis te ayuda.

Ironía, sarcasmo, humor negro, sexo, amor y desamor, cine, libros, música, mujeres, locura, amargura y cosas peores